Sujetadores básicos

El sujetador es la clave de un traje impecable. Un pequeño lujo cotidiano que se asemeja a un placer secreto. Aunque se lleva por dentro de la ropa, el sujetador tiene el poder de hacer a una mujer irresistible. Ya sea un sujetador tipo cesta, push-up, push-on o balconette, es importante elegir con cuidado para sentirte bien contigo misma.

El sujetador sostiene los pechos, garantiza la discreción y aporta encanto y refinamiento. Tanto en público como en los momentos íntimos, un buen sujetador te da más confianza. Las principales marcas de lencería se centran en diferentes modelos de sujetadores básicos.

Establecer dirección descendente

10 artículo(s)

Establecer dirección descendente

10 artículo(s)


¿Cómo elegir la talla de sujetador básico adecuado?

Sea cual sea la forma del sujetador, es fundamental elegir la talla adecuada a tus medidas. Para ello, basta con coger una cinta métrica, ponerse de pie y medir desde las axilas hasta la punta de los pechos. Esto permite determinar la talla de copa de la A a la K y la talla de sujetador de la 80 a la 115. De ahí los misteriosos tamaños 85A, 90B, 100C, etc.

Es importante elegir modelos adecuados de nuestro sujetador para todos los días, que no constriñan ni opriman el busto. Por otro lado, el busto no debe estar caído. No hay nada como un sujetador push-up para esto. Si tienes un busto grande, es mejor usar un sujetador sin espuma ni relleno para sentirte más cómoda. También hay sujetadores para pechos pequeños